jueves, 14 de febrero de 2008

sentimientos o quimica elemental?






buenas casi tardes a todos inauguro un blog que por lo general yo estas cosas no suelo hacerlas asi que si tenéis quejas discutirlas con mi abogado (cuando lo tenga).


he estado planteándome la desesperación que sentimos todos los seres humanos cuando deseamos algo y no lo tenemos y no solo con algo material.... me refiero mas que nada, a lo sentimental la pérdida de un ser querido, un desamor todo aquello que perdemos

pues bien algunos científicos afirman que todo se debe, a reacciones de tres minerales en nuestro cerebro que vienen a ser sodio magnesio y potasio, que son segregados por los neurotransmisores y que segun la proporcion de estos elementos nos sentimos de una forma u otra.

y yo que veia los sentimientos como algo intangible y bastante mas importante que cualquier reacción química

¿Vosotros que pensáis?

Este mundo...


4 comentarios:

Antonio dijo...

No dejamos de ser esa makina perfecta... pero bueno, es lo ke hay, por cierto, tengo ke enseñarte a configurar el blog para ke te pueda comentar todo el mundo.
Enga tio, nus vemos!

Saludos desde mi burbuja

Ferralla dijo...

bonifaciooooooo ke pasa si no tenemos ninguno de esos tres minerales? nos morimos? no sentimos? o hay que tenerlos por webos? esto es una mierda desde ke lo inventaron xD un abrazo

suulka dijo...

jodida la pregunta, pienso k cuando pierdes algo, a un amigo por ejemplo es algo k duele pero... ponemos remedio a no perderlo? si pusieramos un poko de nuestra parte estoi segura k la mayoria de las perdidas sentimentales no serian tan dolorosas...

Miguel Ángel dijo...

Si no fuera porque empezaste antes que yo, diría que has tomado prestado, casi, el título del blog; pero no, que el mío no tiene ese añadido que has colocado al tuyo, ¿injusto?

¡Venga yaaaaa! Si a la postre todo es cuestión de una pizca más o menos de sal común, cloruro sódico lindo y morondo, y la magnesia, -ojo, no confundir con la gimnasia-, el protésico será quien tenga la culpa, y no tu mundo, que ni es pequeño ni injusto.

Que ¿qué pienso? ¡Qué voy a decirte que pienso! Pues que no.

¡Qué bien les vendría a "ellos" que sólo fuéramos simples reacciones químicas! Y no es que nos consideren otra cosa diferente, así nos tratan, al menos.

Pero se van a enterar, se van a enterar de lo que vale un peine.

Vale, tío. Que sólo entré para saludarte. Ya me voy a dar la tostada a otra parte.